Fútbol Paraguayo

Se inició como tenista, pero decidió ser futbolista

Alejandro Duarte (25). Foto Sportivo Luqueño | 25 Nov 11:25
Alejandro Duarte (25). Foto Sportivo Luqueño
Fútbol Paraguayo

Se inició como tenista, pero decidió ser futbolista

25 Nov 11:25

Por Daniel Arévalos

Alejandro Cristoph Duarte Preuss (26), el peruano-alemán, es el nuevo arquero del Sportivo Luqueño. Llegó para el torneo Clausura como refuerzo, lleva jugado dos partidos de titular, se mantiene invicto (2 a 1 frente a San Lorenzo y 2 a 2 con Olimpia).

El golero comentó a VERSUS de sus inicios sus experiencias en varios clubes y cómo llegó a la entidad auriazul. Cuando era niño practicaba tenis, hasta los 10 años. Es fanático del deporte blanco, llegó a participar en torneos de su categoría, hasta que una vez un amigo lo invitó a participar de partido de fútbol y a partir de ahí, cambió la rasqueta por el balón.

El futbolista también recordó que superó una delicada cirugía que puso en riesgo su carrera. Fue compañero de un paraguayo (Gustavo Ramírez), en su paso por el fútbol mexicano. En la charla también reconoció su error en el segundo gol de Roque ante Olimpia.

“Quería ser tenista, participaba de los torneos, la verdad tomaba muy en serio entrenaba todos los días. Jugaba futbol de vez en cuando con mis amigos, tenía buenos reflejos hasta que un día me llevan a un equipo, ahí comencé a atajar y me encantó y ya no dejé nunca más. Me gusta más el fútbol, porque uno estando en un equipo tiene como mayor convivencia con los demás compañeros y fijan objetivos en grupo, pero el tenis me agrada siempre, en las vacaciones los práctico, veo por TV los grandes torneos, pero lo que más me apasiona es el fútbol”, comentó el portero nacido en Múnich Alemania, de padres peruanos.

Desde siempre, la portería fue su lugar preferido en la cancha, teniendo como referente a uno de los mejores arqueros de todos los tiempos. “Desde que empecé a jugar fui arquero, mi referente principal es Iker Casillas, me identifico un poco por su característica, ya que siendo un arquero no muy alto, estuvo en la élite del fútbol europeo, es muy atajador”.

Su llegada a Luqueño

Duarte tuvo algunos inconvenientes con el club dueño de su pase, que lo cedió a Segunda División, que luego fue suspendida por la pandemia del coronavirus. Aprovechó el momento oportuno y no dudó en venir al fútbol paraguayo.

“Quedé como jugador libre, después de un juicio con el club mexicano (Juárez), ya que en el equipo donde jugué por un año (Lobos BUAP) fue adquirido por club FC Juárez. Ahí no me conocían y no querían hacerse cargo de mi contrato. Así que me enviaron a préstamo al Zacatepec (club de Ascenso), donde jugué hasta que la Pandemia paró todo el torneo”.

Duarte firmó con Luqueño un contrato corto que va hasta finales de diciembre del 2020. Al respecto dijo. “Acordamos un contrato corto para luego evaluar mi rendimiento y saber si el club está conforme para prolongar el vínculo, la opción de renovar tiene Luqueño”, resaltó.

“Aquí la adaptación fue fácil para mí, porque me han tratado de la mejor manera. En principio me dijeron que en Paraguay hacía mucho calor, pero la verdad en la ciudad donde viví en los últimos tiempos en México es igual, así que no hay problemas. Además encontré gente muy amable”, destacó.

Alejandro Duarte. Foto: Sportivo Luqueño.

Si bien no quiso entrar en detalles de los problemas administrativos, dirigenciales del club, dijo. “Uno estando dentro de un grupo igual es parte de lo que pasa en todos los aspectos. Dentro de eso considero que hay muchas cosas positivas en el club, tiene un buen potencial que tarde o temprano debe estar en un sitial donde merece”, refirió.

El error ante Olimpia

“Me tocó jugar frente a San Lorenzo, hice un partido muy correcto, conseguimos un triunfo importante (2 a 1). Después contra Olimpia, un partido bastante movido. Los dos equipos estaban jugando bien, lastimosamente me tocó tener un error que hasta ahora no lo creo porque nunca me pasó algo así en mi carrera”, recordó y reconoció el portero nacido en Alemania, criado y malcriado en Perú, como él mismo cuenta.

“Soy consciente que todos los arqueros en algún momento le pueden pasar un error así, pero me dio mucha bronca que me haya pasado en un partido tan importante. Pero trato de rescatar lo bueno, porque a pesar del error continué jugando de manera correcta y que al final terminó siendo una jugada aislada que ciertamente opacó un poco lo bueno que hice”, resaltó sobre la misma cuestión.

Roque define en la boca del arco, tras rebote del portero Duarte. Foto: Néstor Soto

Aunque su gol terminó quizás hipotecando una victoria, destacó el apoyo de sus compañeros. “Me apoyaron, estoy gradecido por eso. Soy muy autocrítico, en el primer gol (de Olimpia), fue mi responsabilidad. Me costó dormir después del partido pero ya pasó. El puesto del arquero es así, a seguir trabajando pensando en el próximo partido”, reflexionó.

Complicada cirugía

Duarte también contó el gran susto que pasó en su momento, cuando tuvo que someterse a una delicada cirugía debido a una dolencia en la columna vertebral. “En el año 2014, jugando en Perú y con 20 años tuve una dolencia en la columna que fue bastante complicada, pero felizmente encontré un buen médico quien se encargó de la cirugía”, refirió.

“Ciertamente fue una preocupación, por tratarse de la columna, por suerte el doctor me dio mucha confianza, diciéndome que en tres meses ya volvería a jugar y así fue. Esta situación fue una experiencia que me ayudó a valorar aún más el poder estar sano, en poder entrenar. Gracias a Dios no he vuelto a tener problemas de ese tipo”, concluyó dicienco.

Comentarios

Fútbol Internacional

Maradona, un astro mundial que marcó al fútbol para siempre

25 Nov 14:06
Fútbol Internacional

Maradona, un astro mundial que marcó al fútbol para siempre

25 Nov 14:06

Diego Armando Maradona, niño de un barrio pobre de Buenos Aires convertido en uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, falleció este miércoles a los 60 años de un paro cardíaco.

Este hombre contradictorio y arbitrario, desafiante e ingenioso, machista, amigo leal y enemigo temible, se hundió y renació mil veces para trascender el universo de la pelota.

Nacido el 30 de octubre de 1960, vivió su infancia en Villa Fiorito, un barrio muy pobre de la periferia de la capital argentina donde comenzó a destacarse por sus maravillas con la pelota.

Casi dos décadas después, se consagró como estrella universal del fútbol, cuando con la cinta de capitán de la selección argentina alzó la copa del Mundial de México-1986. Fue allí donde anotó sus goles más famosos: el polémico de la ‘mano de Dios’ y el mejor de la historia de los mundiales, ambos frente a Inglaterra en cuartos de final (2-1).

En Argentina, Maradona despertó devoción y pasiones al punto de crearse la Iglesia Maradoniana, que lo considera su dios.

“Quisiera ver al Diego para siempre, gambeteando (haciendo regates) toda la eternidad”, entonaba la banda roquera Ratones Paranoicos, en una de las decenas de canciones que inspiró el Diez.

Con la casaca albiceleste lloró de bronca al recibir la medalla de subcampeón en el Mundial de Italia-1990. Jugó otras dos copas del mundo: España-1982 y Estados Unidos-1994, cuando pronunció su frase “me cortaron las piernas”, luego de darle positivo un control de dopaje, por efedrina, en pleno renacer futbolístico. Le costó una suspensión de 15 meses, la segunda de su vida.

Más tarde, como entrenador, quiso transmitir su mística a la Albiceleste. Condujo a la selección entre 2008 y 2010 hasta el Mundial de Sudáfrica, con Lionel Messi en la cancha, pero su suerte se selló con una dura derrota 4-0 que le propinó Alemania en cuartos de final.

– “La pelota no se mancha” –

Maradona disputó 676 partidos y anotó 345 goles en sus 21 años de carrera, entre la selección y los clubes.

Dio sus primeros pasos con los ‘cebollitas’, la cantera de jugadores de Argentinos Juniors, con el que debutó en Primera División con 15 años, el 20 de octubre de 1976. Pasó a Boca Juniors (1981-1982), donde logró un título de liga. Transferido al FC Barcelona (1982-1984), luego siguió su carrera en el Nápoles de Italia (1984-1991), del que fue ídolo absoluto. Pero el 17 de marzo de 1991, su adicción a la cocaína le costó su primera suspensión por 15 meses.

La vuelta fue en el Sevilla de España (1992-1993) y de allí el regreso a Argentina con un breve paso por Newell’s Old Boys en 1993. Luego vendría el Mundial 1994 y la segunda sanción, hasta la vuelta a su amado Boca, donde colgó definitivamente los botines el 25 de octubre de 1997, cinco días antes de cumplir 37 años.

En una memorable despedida en 2001, en una ‘Bombonera’ colmada de hinchas, Maradona aludió a sus adicciones: “Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha”.

Maradona fue más que ese jugador “con el guante blanco en el pie, del lado del corazón”, como lo describió el roquero Andrés Calamaro.

Indomable, confrontó con el poder del fútbol mundial, desafió al establishment, se abrazó con líderes de la izquierda latinoamericana, tuvo una amistad con Fidel Castro, se tatuó al Che Guevara, lo invitaron jeques árabes y es ídolo de figuras legendarias del deporte universal.

– Ave Fénix –

“Era imposible que este chico (Diego) termine bien. A los 18 años no podía caminar en África. Un avión paró porque estaba lleno de gente en la pista. Año 1981, cuando no había Internet, celular, nada. Sobrepasa cualquier barrera de lo humano, de lo normal. Y creo que paga las consecuencias de todo eso”, evocó este año el exjugador Hugo Perotti, compañero de Maradona en la selección juvenil, la mayor y en Boca campeón en 1981.

En 2000, tuvo una crisis cardíaca por sobredosis en el balneario uruguayo de Punta del Este. Vendría un largo tratamiento con idas y vueltas a La Habana, lejos de las cámaras. Con 100 kilos de peso, otra crisis cardíaca y respiratoria lo sorprendió en 2004 en Buenos Aires y lo puso al borde de la muerte.

Se recuperó. Se operó el estómago para adelgazar 50 kilos hasta que volvió un año después como exitoso animador de televisión. En 2007, excesos en el consumo de alcohol forzaron dos internaciones con hepatitis tóxica. Fue llevado a un hospital psiquiátrico. Volvió a salir.

A las canchas, regresó como DT, rol que ya había probado, sin éxito, en Mandiyú (1994) y Racing (1995). Tras conducir la selección, estuvo al frente del Al Wasl (2011-2012) de los Emiratos Árabes, luego de Al Fujairah (2017-2018) y siguió a México en los Dorados de Sinaloa (2018).

Operado de las rodillas y con bastón, asumió en 2019 en su país la conducción de un alicaído Gimnasia y Esgrima La Plata.

– Sus hijos, otra montaña rusa –

Con la seguridad que les dio haber sido por 25 años sus “únicas hijas”, Dalma y Giannina fueron el cable a tierra para Maradona, pero también sus más duras críticas. Nacidas en 1987 y 1988, su madre, Claudia Villafañe, fue la novia de la adolescencia del ‘Pelusa’. Después de 24 años se divorciaron y en 2020, siguen en duro litigio.

El último hijo en llegar fue Diego Fernando, que tuvo en 2013 con su exnovia Verónica Ojeda.

Pero Maradona fue sumando descendencia. En 2014, reconoció a Jana, nacida en 1996 e hija de Valeria Sabalain, y en 2016, tras 29 años de rechazar el lazo, admitió entre su prole a Diego Junior, nacido siete meses antes que Dalma e hijo de la italiana Cristina Sinagra.

En 2019 su abogado Matías Morla afirmó que tenía tres hijos más en Cuba, aún sin reconocer. “Faltarían tres para el equipo de 11, tú puedes”, ironizó en instagram la picante Giannina.

Comentarios

Fútbol Internacional

Chilavert envía sus condolencias a la familia de Diego Maradona

José Luis Chilavert y Diego Maradona. Foto: Archivo Bola Vip. | 25 Nov 14:00
José Luis Chilavert y Diego Maradona. Foto: Archivo Bola Vip.
Fútbol Internacional

Chilavert envía sus condolencias a la familia de Diego Maradona

25 Nov 14:00

Maradona, de 60 años, tuvo un cardiorrespiratorio, pero esta vez ya no soportó y el 25 de noviembre del 2020 quedará como uno de los días más tristes de la historia del fútbol.

El campeón mundial en México-1986, considerado por muchos el mejor jugador de la historia, había sido operado de un coágulo en la cabeza a principio de noviembre y estaba recuperándose en una casa en las afueras de Buenos Aires.

José Luis Chilavert, exarquero de la selección paraguaya de fútbol, se pronunció sobre este doloroso y lamentable suceso.

“Mis condolencias a la familia de Diego Maradona y que Dios le tenga a su lado. QEPD”, escribió José Luis en su cuenta de Twitter.

Ambos llegaron a enfrentarse cuando “Chila” jugaba en Vélez Sarsfield y Maradona en Boca Juniors, en el fútbol argentino.

Comentarios