Especiales

Pablo Noguera: El sueño de un niño prodigio que luego terminó en pesadilla

Pablo Noguera se abraza con Luis Cáceres y recibe las felicitaciones del "Tigre" Ramírez. Foto: Archivo de La Nación. | 10 Jul 12:00
Pablo Noguera se abraza con Luis Cáceres y recibe las felicitaciones del "Tigre" Ramírez. Foto: Archivo de La Nación.
Especiales

Pablo Noguera: El sueño de un niño prodigio que luego terminó en pesadilla

10 Jul 12:00

Por Christian Pérez

Contacto: christian.perez@gruponacion.com.py/TW: @chrisperezz7

Debutó a los 15 años, solo necesitó 15 minutos para hacer su primer gol en Primera y un par de partidos para ponerse la cinta de capitán en Fernando de la Mora, en un equipo que tenía figuras como Héctor “Matador” Núñez, Maxi Biancucchi, entre otros. Cumplió el “sueño de pibe” al ser transferido inmediatamente a Cerro Porteño, con el que logró gritar campeón. La historia de Pablo Noguera era perfecta, de ensueño y un logro que quizás 1 de cada 100 chicos puede lograr, pero…

El destino y el fútbol también le enseñarían el lado más ingrato de este deporte. Era llamado a ser el nuevo goleador del futbol paraguayo e incluso ya tenía sondeos del fútbol de Europa, pero la vida pone pruebas en cada profesión y oficio.

Un día normal de práctica iba ser el más fatídico de su carrera y el momento cumbre en el que se apagó su brillo como joven estrella del fútbol paraguayo. Dudaba entre ponerse el viejo botín de siempre, que ya conocía a la perfección sus movimientos y se adaptaba a cada gambeta o el nuevo y novedoso calzado que estaba de moda. Este tenía unas curvas raras y tacos distintos.

Hasta ahora lo piensa y recuerda como si fuese ayer. Hasta se recrimina por qué usó ese calzado. En una corrida había gambeteado y burlado a Fidel Amado Pérez, “uno que no te perdonaba nada ni en la práctica”. Pablo Noguera dejó atrás al defensor en el entrenamiento e intenta hacer un giro inesperado, el botín se queda clavado en el pasto de la vieja Olla y la rodilla gira completamente. Un ruido fuerte deja en silencio a todos en el entrenamiento y Pablo ya sabía que le esperaba lo peor.

Pablo Noguera tuvo grandes momentos en Cerro. Foto: Archivo de La Nación.

Le tocó el obstáculo más duro de un futbolista: la rotura de los ligamentos cruzados, una desgracia que acabó con su carrera prácticamente en la etapa más dulce de su carrera.

Tras ser capitán en Primera División con tan solo 15 años y luego coronarse campeón con Cerro Porteño, jugando la gran mayoría de los partidos y como titular, se vino todo lo malo para aquel elegante y prodigioso definidor nacido en la cantera de Fernando de la Mora del barrio Palomar.

Hoy, con 30 años se retiró del juego, luego de atravesar enormes dificultades y pruebas que le puso este bendito deporte, que muchas veces también tiene su lado maldito. Vive en España con su familia, una nueva lesión le impidió jugar en la Tercera División de ese país y ahora solo quiere especializarse en la dirección deportiva para estar ligado siempre al fútbol.

En charla con VERSUS, Pablo Noguera habló sin complejos y relató las dos caras que le mostró el fútbol: la del éxito tempranero y la de los obstáculos para mantenerse (lesiones, ninguneo de clubes y agentes).

El delantero jugó 13 partidos en Fernando de la Mora, anotó dos goles y luego Cerro ya lo compró inmediatamente en la era Luis Pettengill. En el Ciclón aportó conversiones claves para el famoso campeonato del “1 a 0” del 2009, con Pedro Troglio como DT.

 

Debutaste a los 15 años ya en Fernando. ¿Cómo fue ese debut en Primera tan rápido?

  • En Fernando fui goleador en la Sub 15 y ya me subieron directo a la Primera. Para mí era increíble. Imaginate, “Matador” Núñez era delantero y era capitán, pero se lesionó en el último entrenamiento. Yo no iba a ir ni convocado. Debuté (2006) y ya hice un gol.

Debutaste, hiciste gol, pero ¿cómo te hiciste capitán con solo 15 años?

  • En esa época estaban varios buenos jugadores y conocidos, pero a mí me querían mucho. Después de 5 partidos de haber jugado, “Matador” Núñez le dijo al DT que a mí me tenían que dar la cinta. Él se quitó y me dio a mí. Yo entiendo que quería darme más confianza y además porque era de la casa.

Luego de esa temporada ya te fuiste a Cerro… ¿al plantel de Primera directo?

  • No. Fui para las inferiores primero. Salí goleador en la Sub 20 y Reserva. Pero igual, no creía, era algo irreal todo para mí. Comenzaba recién en el fútbol y me compra el club más grande del Paraguay.

¿Quién te subió a Primera y con quiénes competías?

  • De ser goleador y campeón en Reserva, Troglio y su ayudante Bernay pidieron por mí. Imaginate, estaba junto a “Tigre” Ramírez, Juan Manuel Sara, “Cachi” Ferreira, y otros más.

¿Cómo recordás aquel 2009?

  • Cambió toda mi vida ese año. Debuté y 15 minutos después de entrar ya metía ante el 3 de Febrero. Te digo, todo cambió después. La gente ya te miraba diferente. Ganábamos todo y aunque el sueldo era poco, el premio era mucho (G2.500.000) porque ganábamos de seguido todos los partidos. Jugué casi todos los partidos y cumplí el sueño de ser campeón con 18 años.

Campeón con Cerro, figura en varios partidos, pero ¿qué pasó de Pablo Noguera después?

  • Estaba en mi mejor momento, salimos campeón y volvimos de la pretemporada, de Brasil. Recuerdo demasiado bien. Luego de volver, en el primer día de entrenamiento en la Olla me estaba marcando Fidel Amado Pérez. Salí de él, corrí y yo solito al girar, se me traba la rodilla, que hace un ruidazo. Eso marcó mi carrera. Y ahí fui para abajo. Hasta me habían comentado que iba a ir Francia. No te imaginás el bajón que tenía.

¿Esa lesión acabó con lo que pudo hacer una brillante carrera tuya, creés?

  • Mi lesión me cambió todo. El punto clave y me cambió la vida. Me repercutió en lo psicológico y en lo físico. Me afectó demasiado siendo un juvenil todavía. Hace 10 años no era como es ahora. Acá te operaban y te dejaban la rodilla un chorizo.
    Siempre al acostarme me ponía a pensar: ¿Por qué usé ese botín?, ¿por qué me pasó eso? Algunas personas me decían que ese taco era malo. Yo tenía otros botines tradicionales redonditos. Pero bueno, por algo pasan las cosas.

¿Qué pasó con la recuperación y el después?

  • Fue muy lento todo, se me complicó, casi un año me costó volver. Quise probar muy rápido y tuve una recaída. Comencé de nuevo en la Reserva. Pero siempre tenía molestias y cosas así. Luego de volver fui a préstamo a Sol. Jugué muchos partidos ahí. Volví a Cerro en el 2011 y ya no me renovaron.

¿Te abandonaron en las malas?

  • Creo a veces el fútbol es injusto, ingrato, pero te hace disfrutar de muchas cosas. Hay que disfrutar el momento, es lo que pienso ahora. Al no ser quizás el mismo, Cerro ya no me renovó y ya no quería esperar a que vuelva a ser el mismo. Hasta mi representante en ese entonces rescindió el contrato. Eso por ejemplo. Cuando jugaba, por día me llamaban los representantes y después…

Al salir de Cerro despareciste prácticamente, ¿por dónde anduviste?

  • Psicológicamente ya me afectó no seguir en Cerro. Ahí ya quise dejarme nomás ya del fútbol. Estabas ahí tan alto, arriba y de repente se viene todo para abajo. Es como un agua fría que te derraman en la cara. Estuve como seis meses parado, no quería saber más nada, pero César Castro (DT) me convenció para ir a Santaní y estuve casi 2 años ahí. Luego jugué en Martín Ledesma en Intermedia también y algún club de la Liga Central.

¿En qué momento te diste cuenta que lo del chico prodigio ya pasó a ser un lindo recuerdo y que todo había cambiado?

  • De a poco te vas viendo la realidad. Ya no era lo mismo. Si bien comencé en un club de Intermedia, me había acostumbrado a ser jugador profesional. En Cerro, tenés lujos, tenés todo. Te levantás, te sirven el desayuno, te dan vitaminas, luego del entrenamiento igual y te dan todo.

Ahora estás por España, ¿cómo fuiste a parar ahí?

  • Ya tenía mi señora y una familia. Mi esposa tuvo una buena propuesta de trabajo aquí y vinimos a Madrid en el 2016. Vine a jugar en la Cuarta División. Me fue bastante bien, luego fui a otro club mejor y campaña tras campaña, llegué al Mostoles, de Tercera División y nuevamente tuve un problema de lesión. En una de las prácticas sufrí una fisura transversal de columna. Ya fue hace un año y medio. Con eso prácticamente ya dejé el fútbol. Tengo 30 años, mi idea es querer colgar el botín por el tema de la lesión. Quiero estudiar para ser DT. Estoy por empezar, para ver si alguna vez volvemos a Paraguay.

Por último, ¿te reprochás algo?

  • Para nada. Feliz de cumplir el sueño de todo pibe, jugar en Primera, en Cerro y ser campeón. No llegué a ser un gran jugador, pero nadie quita que cumplí mi sueño.

Comentarios

Albirroja

Eliminatorias arrancarán en octubre y finalizarán en marzo del 2022

Foto: Archivo @Albirroja | 10 Jul 15:30
Foto: Archivo @Albirroja
Albirroja

Eliminatorias arrancarán en octubre y finalizarán en marzo del 2022

10 Jul 15:30

La FIFA confirmó que ha llegado a un acuerdo con la Conmebol para postergar el inicio de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Catar 2022, de setiembre a octubre de este año.

Además, desde la Conmebol se solicitó la apertura de una ventana internacional en enero del 2022, con la finalidad de culminar el proceso en marzo de ese mismo año. Cabe recordar que el Mundial de Catar 2022 no arrancará en junio, como se realiza tradicionalmente, sino el 21 de noviembre y finalizará el 18 de diciembre.

“Tras consultar con las federaciones miembro sudamericanas, la FIFA y la Conmebol han acordado posponer los partidos de clasficación a la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022, programados inicialmente en la ventana internacional de setiembre 2020. Los clasificatorios ahora están previstos para empezar en octubre del 2020”, informó la FIFA a través de un comunicado, publicado en su página web oficial.

Esta solicitud, más la apertura de una ventana en enero, serán tramitadas en la próxima reunión del Bureau del Consejo de la FIFA, establecida para el próximo mes de setiembre.

De acuerdo al calendario de las Eliminatorias, los primeros dos partidos de la selección paraguaya serán ante Perú, de local, y ante Venezuela, de visitante.

Comentarios

Fútbol Paraguayo

El promedio de edad de la defensa de Cerro Porteño

Rodrigo Del Valle, central de 19 años. Foto: @ccp1912oficial. | 10 Jul 15:00
Rodrigo Del Valle, central de 19 años. Foto: @ccp1912oficial.
Fútbol Paraguayo

El promedio de edad de la defensa de Cerro Porteño

10 Jul 15:00

Cerro Porteño enfrentará el sábado a Nacional en el segundo partido amistoso entre ambos equipos antes del reinicio del torneo Apertura, marcado para el próximo 17 de julio.

Cumpliendo con la idea de dar mayor protagonismo a jugadores jóvenes y de la cantera, Francisco Arce prepara una defensa extremadamente joven para medirse a la Academia.

Enzo Giménez será el lateral derecho. El ex General Díaz es categoría 1998 y tiene 22 años. En el otro extremo de la defensa, estará Santiago Arzamendia, nacido en 1997 y con 23 años cumplidos.

Mientras que en la parte central estarán los más jóvenes. La dupla de defensores centrales estará compuesta por Alexis Duarte, de 20 años (categoría 2000), y Rodrigo Del Valle, de 19 años (categoría 2001).

Con estos cuatro jugadores, el promedio de edad de la defensa azulgrana llega a apenas 21 años. 

Y si se calcula el promedio del once en general, este llega a 26 años. El de mayor edad es el arquero Rodrigo Muñoz, de 38 años. Ruiz y Carrizo tienen 29; Aquino, 28; Churí 30; Ángel Cardozo, 25 y el otro “juvenil” del plantel es Mathías Villasanti, de 23 años.

De a poco, Cerro Porteño disminuye el promedio de edad de su equipo, tal y como se lo había propuesto luego del golpe económico generado por la pandemia.

Comentarios