Fútbol Paraguayo

Olimpia ganó una demanda de millones de dólares

Foto: Gentileza. | 21 May 12:10
Foto: Gentileza.
Fútbol Paraguayo

Olimpia ganó una demanda de millones de dólares

21 May 12:10

Olimpia ganó una sideral demanda presentada por el exjugador Fernando Giménez. El Franjeado rescindió el contrato con el jugador en diciembre del 2017, luego el “Vikingo” fue al club Libertad, pero tenía intenciones de seguir cobrando su salario mientras ya estaba en el Gumarelo.

El “ahorro” de esta demanda supera los 2 millones de dólares, alrededor de 13.000 millones de guaraníes, esto gracias al fallo de la justicia favorable al Franjeado

“Vikingo” llegó a Olimpia en el 2017, procedente del club ecuatoriano Emelec, donde anteriormente estuvo por seis temporadas, su estadía en Para Uno fue solamente durante ese citado año. “Olimpia rescindió con el jugador abonando el 100% estipulado por el fin del contrato, pero Fernando Giménez intentó seguir cobrando el tiempo restante del contrato”, esto según explicó a VERSUS, el Dr. José Montero, Asesor Jurídico del club Olimpia.

“El capital de la demanda alcanzaba los 1.620.000 dólares, pero con los intereses superaba los 2 millones de dólares”, mencionó Montero.

“Es una sentencia de Primera Instancia, pueden apelar a la Cámara todavía, pero se ganó con constancia, si es que se confirma, el club puede reclamar cualquier gasto y honorario”, agregó.

Fernando Giménez, de 36 años actualmente, inició su carrera deportiva en Nacional, luego jugó en Puerto Montt y Universidad de Concepción (Chile), Emelec (Ecuador), luego Olimpia, Libertad y Santaní (Paraguay). “Vikingo” llegó al Decano en 2017 y permaneció solo durante esa temporada, disputó 26 partidos, no marcó gol con la camiseta del Franjeado.

Comentarios

Fútbol Paraguayo

El día en que Ignacio Achucarro fue expulsado de por vida de la LPF

Foto: Archivo. | 21 May 15:30
Foto: Archivo.
Fútbol Paraguayo

El día en que Ignacio Achucarro fue expulsado de por vida de la LPF

21 May 15:30

El domingo 21 de mayo de 1972, Ignacio Achucarro, un ícono del fútbol paraguayo de los años 50, 60 y principio de los 70, era expulsado por agredir al árbitro Domingo Galeano, en un partido entre Olimpia y Luqueño. Días después fue expulsado de por vida del seno de la entonces Liga Paraguaya de Fútbol.

Ignacio Achucarro debutó en el Olimpia en 1955 y al año siguiente ya era campeón. Fue partícipe de tres de los cinco títulos al hilo conseguido por el Decano, entre los años 1956 y 1960.

Fue convocado a la selección paraguaya en 1957 y fue titular del equipo que eliminó a Uruguay y Colombia, en las eliminatorias para el Mundial de Suecia 58.

Luego del Mundial sueco fue transferido al Sevilla de España, donde permaneció por espacio de 10 años, disputando 278 partidos y marcando 11 goles.

En 1968 regresó a Paraguay y se incorporó a Guaraní. Al año siguiente, en el 69, se cumplía su sueño y regresaba al Decano, su primer club, donde actuó hasta la Copa Libertadores del 70. Luego pasó a Libertad y tuvo dos temporadas al más alto nivel (70 y 71). Y en 1972, el técnico Aurelio González, el mismo que lo había hecho debutar en Olimpia, en el 55, lo llevó al Sportivo Luqueño.

En la sexta fecha de aquel torneo del 72, se produjo la expulsión de Achucarro. Y vaya capricho del destino, fue contra Olimpia, el club de sus amores y en Para Uno, el escenario que lo viera como protagonista de tantas tardes gloriosas.

El volante días después era expulsado de por vida de la LPF, aunque la historia del fútbol paraguayo ya lo tenía reservado un lugar grande. Quedó en el recuerdo de los que lo vieron jugar, su temperamento y generoso despliegue físico por todo el campo de juego.

El mes pasado, Ignacio Achucarro nuevamente hizo historia, al figurar en el “onceno” ideal de todos los tiempos de los jugadores extranjeros que pasaron por el Sevilla.

LA SÍNTESIS DEL 72

Estadio: Manuel Ferreira. Árbitro: Domingo Galeano.
Olimpia: José de la Cruz Benítez; Pedro Molinas, Vicente Bobadilla, Idalino Monges y Tito Ramón Correa; Américo Godoy, Alcides Sosa y Crispín Rafael Verza; Diómedes Cabrera (Carlos Diarte), Clemente Rolón y Lorenzo Giménez. DT: José María “El Chema” Rodríguez.

Sportivo Luqueño: Sixto Lionel Bareiro; Hermes Calonga, Brítez, Reyes (Lailla) y Cabrera; Raúl Ortiz, Ignacio Achucarro y Nelson León Villalba; Sandoval, Jorge “Ropero” Insfrán (Celso Mendieta) y Eulalio Cardozo. DT: Aurelio González.

Goles: ST: 1’ Lorenzo Giménez y 30’ Crispín Rafael Verza (O); 11’ Jorge Insfrán (SL).Expulsados: ST: Ignacio Achucarro, por agredir al juez Domingo Galeano y Raúl Ortiz, por protestar.

 

Fuente: Luis Irala

Comentarios

Fútbol Paraguayo

Atacan la casa del presidente de Luqueño

Foto: Archivo. | 21 May 14:40
Foto: Archivo.
Fútbol Paraguayo

Atacan la casa del presidente de Luqueño

21 May 14:40

Desconocidos atacaron en la madrugada de este jueves la casa del presidente de Luqueño, Celso Cáceres. Si bien no se registraron hechos que lamentar, la acción es desde todo punto de vista reprochable.

No es la primera vez que ocurre, ya que anteriormente el domicilio del directivo auriazul, fue atacado por desubicados y generó susto a la familia. “En realidad no fue un ataque directo, frente a casa exploraron petardos y uno de ellos tiró hacia mi domicilio, pero no tuvieron buena puntería por que cayó en el patio del vecino”, explicó Celso Cáceres.

“Ya anteriores presidentes sufrieron este tipo de atropello, es decir sea quien sea el presidente, seguiremos así, porque las autoridades tampoco toman las medidas del caso, pese a los reclamos que realice. Evidentemente no le gustan la política que tenemos en el club y hacen lo mismo conmigo. Lo único que busco es sanear el club, limpiar de gente que no hace otra cosa sino un negocio familiar”, disparó el titular auriazul.

Finalmente, el directivo aclaró que no está aferrado al cargo y que más adelante se sabrá el futuro de Luqueño. Hay que recordar que solamente quedan 4 directivos, pues el resto renunció, aunque falta oficializar en mesa de entrada.

Luqueño es un club lleno de caos que no encuentra paz, ni en lo económico, deportivo, ni dirigencial.

Comentarios