Especiales

“Tengo esta tonada, pero mi sentimiento por Paraguay nunca va a cambiar”

Claudio Morel Rodríguez. | 15 May 16:00
Claudio Morel Rodríguez.
Especiales

“Tengo esta tonada, pero mi sentimiento por Paraguay nunca va a cambiar”

15 May 16:00

Por Christian Pérez/ TW: @chrisperezz7

“No es por vender humo o para que a uno le tiren flores, pero aunque tengo esta manera de hablar (tonada), yo nací en Barrio Obrero, en el hospital de Barrio Obrero y los sentimientos no los cambié nunca, a pesar de esta tonada que algunos critican”.

Es uno de los extractos de la extensa charla con el futbolista paraguayo más ganador de torneos internacionales, Claudio Morel Rodríguez, quien se muestra orgulloso de sus orígenes y de haberse criado entre 10 Proyectadas, Alberdi, donde estaba la casa de su abuelo, como así también las calles 15 de Agosto, Atenas y 14 de Mayo, pegados a su querido Presidente Hayes, en el populoso Barrio Tacumbú de Asunción, donde comenzaba a patear las primeras pelotas.

El cariño a Paraguay lo resalta en cada línea y con el correr de la conversación va teniendo más sentido. Morel, quizás el mejor lateral izquierdo en la historia de selección guaraní, recuerda siempre los cuestionamientos hacia él, su tonada (hizo toda su carrera en Argentina) y los famosos episodios en los que no se le veía cantar el Himno Nacional, tanto en la Copa América de Venezuela, como en las Eliminatorias.

La magnífica charla entre el multicampeón continental que hoy vive en Buenos Aires y esta página, se da en medio fechas especiales, como la Independencia del Paraguay y el día de la madre (para nuestro país). Justamente el cumpleaños de doña Teresa, su progenitora, fue en estos días y aunque sabe que no es una nota que será publicada al instante, igual aprovechó para saludarlo. “Quiero decirle que la adoro y que pronto nos veremos”, señala, convencido de que el mensaje llegará, aunque igual tiene contacto con su mamá cada día.

Claudio Morel Rodríguez es hijo del famoso goleador Eugenio Morel, campeón de América con Paraguay en 1979. Le tiene una admiración tremenda a su progenitor, tanto como persona y jugador. Si bien ganó tres Copa Sudamericana, una Copa Mercosur, una Copa Libertadores y tres Recopa Sudamericana, para el lateral zurdo, lo que consiguió su padre, quizás puede ser más importante que sus 8 títulos continentales.
Morel Rodríguez es el hombre récord además de la Copa Sudamericana. Hasta ahora es el único jugador que pudo levantar 3 veces ese trofeo. Conquistó dos con Boca Juniors y una con San Lorenzo de Almagro.

Relajado, tras hacer las tareas de la casa y ver que los chicos están haciendo los deberes, se soltó y habló de todo, con total naturalidad. Además de su amor por Paraguay y la selección, cuenta de lo que aprendió en el fútbol amateur. Realmente su carrera profesional terminó en Paraguay, exactamente en 12 de Octubre, pero su aventura en el fútbol no tuvo final ahí. Tuvo aventuras por el fútbol del interior de Argentina, como por ejemplo al vestir la camiseta Maderense, un club de la Liga Amateur de Pehuajó. Cada fin de semana tenía que recorrer 900 kilómetros aproximadamente para un solo partido. Asegura que la pasión la sigue teniendo como el primer día y eso le da energías.

Posteriormente fue a disputar el torneo del Federal C argentino (Quinta División), con el Racing de Madariaga. En los últimos tiempos se puso a jugar y dirigir en los torneos de La Asociación Deportiva Country Canning, obviamente mucho más amateur. Pero a él poco le importa: “Yo quiero ganar siempre”, resalta con mentalidad ganadora de siempre.

  • ¿Qué hace Claudio Morel Rodríguez en este tiempo de cuarentena?

Hago de todo en casa. Desde la cocina, jardinería, limpiar la piscina. Hacemos un poco de tarea con mis hijos (Tiziano y Eliel). También jugamos al fútbol y entrenamos a la tarde.

  • ¿Película, algo de PlayStation?

Netflix es fundamental. Todo lo que sea fútbol, a full lo vemos con ellos. La Play la dejé hace 2 años, porque mis hijos juegan increíble y siempre me goleaban. Encima te gritan los goles en la cara. No, eso no se puede. No me gusta perder y con ellos es imposible.

  • Cambiando un poco de tema y hablando de tus últimas experiencias en fútbol, ¿cuál fue tu última aventura?

Antes de que pase todo esto, estaba jugando un torneo de la Asociación Deportiva de Country Canning. Estoy en dos categorías: mayores de 30 y 40. También dirijo unas categorías menores y me encanta.

  • Antes de eso estuviste por ligas regionales, a kilómetros de tu casa. Después de ganar tanto, ¿qué te motivaba a seguir dándole a la pelota?

El fútbol yo lo vivo con la misma pasión de siempre. No quiero perder nunca, me exijo como mi primer partido. Estuve primeramente en Maderense, en una Liga Regional. Tenía que recorrer más de 400 kilómetros de ida y lo mismo a la vuelta, obviamente.
Luego fui a Racing de Madariaga, en la Federal C. Me quedaba como 3 horas de viaje.

No jugás en un estadio con 50 mil personas, son 2 mil los que están en la cancha, pero se vive con la misma pasión, por más que sea un vestuario chiquito y no tan cómodo.

También me di el gusto de jugar fútbol playa compartiendo equipo con mi hijo mayor. Participamos en la liga profesional de Argentina, eh.

  • Y contanos cómo fue esa experiencia en el fútbol no profesional…

Lo disfruté mucho. Por lo que uno consiguió en el fútbol, al principio te tratan algo diferente, pero les hago entender que todos somos compañeros. Los más chicos me preguntaban cómo era el vestuario de Boca, de San Lorenzo. Muchos me miraban y no creían tanto. Es que antes hasta usaba vinchita para atajar mi pelo y en ese tiempo jugaba pelado (risas).

  • ¿En el fútbol amateur encontraste más sinceridad por decir, que en el fútbol profesional?

Yo creo que hice más amistades en el fútbol amateur que en toda mi carrera profesional. Con eso no te digo que no hice cuando jugaba en clubes y selección. Te digo algo, yo siempre fui el mismo, antes de ser jugador, cuando fui profesional y ahora. A ver, no lo hago para que me feliciten, es una forma de ser, porque tuve unos padres que me educaron sobre lo correcto y me inculcaron el respeto.

Pero como en todo ámbito de la vida, en el fútbol no todo es lindo, hay mucha envidia. Los que te miran de reojo y te sonríen con poca sinceridad.

  •  ¿Qué te dejó el fútbol?

Y mucha gente maravillosa. Amigos, amigos reales, pocos, pero los valoro al máximo. A nivel material conseguí todo gracias al fútbol. Por suerte puedo darme mis gustos y mi familia está bien, que es lo que más me importa.

  • Para muchos, el fútbol tiene su crueldad. Estás en buen nivel y sos un ídolo, pero si no estás rindiendo o ya te retiraste, poca gente te recuerda… ¿Es así?

Tuve la gracia de Dios que me tocó ganar muchísimas cosas en el fútbol y hasta el día de hoy me recuerdan, tanto de Boca, como la selección. Pero a veces me pongo a pensar y quizás en su momento, había periodistas o conocidos que no me dejaban dormir y al día de hoy ya no te envían un mensaje. Es ahí donde uno va seleccionando a personas. Cuando estabas arriba te llamaban todos los días y ahora…

  •  Es un tema sensible, pero tenía que preguntarte: ¿En su momento te tocó ser discriminado por ser paraguayo, ya sea en Argentina o España?

Alguna que otra vez al que se le escapaba algunos temas despectivos, le dejé muy en claro sobre mí y el respeto que hay que tener. Está el “paragua” despectivo que sabés bien por el tono, pero también está que es con respeto y cariño. Alguna vez eso de muerto de hambre también escuché, pero como te dije, depende de uno hacerse respetar.

  • Entonces, te hiciste respetar y dejaste en claro en orgullo de ser paraguayo…

Somos todos iguales, como al comienzo de la charla te dije. Si a mí me respetás, yo te respeto a vos. Me tocó estar en España, allá usan mucho el “sudaca” despectivo. ¿Porque sos europeo, sos más? No amigo, la nacionalidad no te define como superior o inferior.
No es por vender humo o para que a uno le tiren flores. Tengo esta tonada, esta manera de hablar, pero yo nací en Barrio Obrero, en el hospital de Barrio Obrero y mis sentimientos no los cambié nunca, nunca va cambiar.

Morel Rodríguez tuvo su paso por el fútbol español, en La Coruña. Foto: AFP
  • Pasemos al tema selección: ¿Por qué cuesta tanto encontrar un nuevo Morel Rodríguez?

Mirá, para mí no es cuestión de apellidos. Estuve en el fútbol paraguayo el último año y medio de mi carrera profesional. Me di cuenta que ahí no se trabaja, no se busca eso. Nadie busca perfeccionar o pulir a un lateral por decirte. Eso se hace desde las inferiores.
Hoy día los chicos te dicen que quieren ser Messi, Ronaldo, Agüero y no se les guía diciéndole que tienen potencial para ocupar otras posiciones.

  • Sos un histórico, palabra autorizada, ¿por qué Paraguay fracasó tanto tras la camada de Sudáfrica 2010?

Esa palabra, no. No me gusta la palabra fracaso, menos con la Albirroja. Hubo muchas cuestiones. No quiero que se tome a mal, pero pienso que dejamos la vara muy alta y seguramente no se hicieron bien las cosas. Mucho no puedo hablar de lo que no viví.

  •  ¿Por qué era tan especial ese grupo que se formó con Gerardo Martino?

La selección de Sudáfrica tenía las famosas cuatro patas de la mesa: cuerpo técnico, jugadores, dirigentes y la gente. Todos estaban convencidos. En aquella selección todos éramos iguales. No importaba qué ganaste, en qué club jugabas. Ahora pienso y se me eriza la piel. Vos mirabas las calles y la gente salía a la ruta para verte pasar. Imaginate, esa gente te vía dos segundos en el bus y estaba más que feliz. De corazón, eso no tiene precio. Lo voy a decir siempre, la plata no va a poder comprar nunca ese cariño que sentimos.

  • – Hablanos del “Tata” Martino…

El “Tata” Martino fue el mejor entrenador de mi carrera y nunca lo tuve en un club, con eso te digo todo. Él tenía todo. Sabía cómo manejar el grupo, cómo le llega al jugador. Tenía un carisma y una facilidad para convencerte.

  • Esa unidad del que hablás fue sin dudas clave y se notaba, pero ¿había alguien con el que mejor te llevabas? En muchas fotos se te ve muy cercano a Édgar Barreto, por ejemplo.

Uff, los quiero a todos. A mí me cuesta mucho eso de mensajear y escribir seguido con mis amigos. Y tenés razón lo de Édgar, compartía bastante con él en la selección. No le mensajeo seguido, pero es de las personas que más aprecio. Es un ser humano excelente. Disfrutaba mucho cuando estábamos en la selección. Es uno de los tipos más geniales que conocí. Yo concentraba con Cristian Riveros y el poco tiempo nos alcanzaba para charlar de todo con Barreto.

Morel Rodríguez y Édgar Barreto. Foto: AFP

Sonará masoquista, pero es inolvidable el partido épico contra España. ¿Recordás ciertas imágenes mentales de aquel juego?

No lo dudes. Tengo cada una de las imágenes en mi cabeza. Escucho el momento exacto del silbato final. Solo queda angustia. No hay nada para reprocharse, pero igual, enseguida uno se pone a pensar en ¿por qué no hicimos esto o lo otro? Me acuerdo el abrazo con Bonet, después se acerca Rambert a hablarme. De los españoles no recuerdo ni qué me dijeron.

Entramos al vestuario y si bien algunos no paraban de llorar, otros con impotencia, nos miramos todos la cara y nos dijimos que nadie se puede reprochar nada. Dimos todo. Los que fueron al dóping, dijeron que los españoles no podían creer lo que habían sufrido. “Pensamos que quedábamos afuera”, dijo uno de ellos.

Todo Paraguay quedó devastado tras caer ante España. Foto: AFP
  • El penal de “Tacuara”…

Cuando estabas allá arriba sos el mejor, y cuando fallás, sos el peor. Contra Japón, “Tacuara” era el ídolo máximo, pateó espectacular, hicimos historia. ¿Y porque falló ante España es el peor del mundo? No. Hay que tener esa personalidad para patear. Él tuvo y siempre tendrá el apoyo de todos.

  • ¿El de España fue el partido más importante de tu carrera?

No. Para mí, el de Italia, el primer partido del Mundial. Toda una vida se te cruza. Son 30 años que pasan en segundos. Desde los 7 u 8 años juego futsal y siempre imaginaba eso. Mi sueño siempre fue ser profesional y defender los colores de la selección paraguaya. No lo cambiaría por nada en el mundo.

Muchas veces se cuestionó por qué algunos no cantábamos el Himno Nacional en las Eliminatorias. El hecho de no cantar, no significa que sienta menos los colores.

Te digo algo. Me di el gusto de cantar el Himno Nacional en mi primer partido en un Mundial. Y fue ante último Campeón del Mundo. Ahora lo recuerdo y se me eriza la piel. Eso no me lo va a quitar nadie.

  • Es hasta ridícula la pregunta que te hago, pero si podrías retroceder el tiempo, ¿cambiarías algún título ganado por haber ganado ese partido contra España?

Pasó algo así hace poco con Junior Alonso aquí. Obviamente que me hubiera gustado. Hubiese dado cualquier cosa por ese partido. Pero hablar de suposiciones no tiene sentido. Es como decir, ¿qué hubiese pasado si teníamos a Salvador Cabañas? Son cosas que tiene la vida y hay que aceptar.

Me hubiese gustado ganar algo como mi padre, pero no se pudo. Igual mi orgullo por él va más allá de haber sido jugador. Lo adoro como persona.

  • ¿Sos de mirar fotos o videos de tus partidos?

De coleccionar, poco y nada, pero hoy en día están repitiendo finales de Libertadores con Boca y la de San Lorenzo. Ahora lo disfruto mucho más. Mis hijos ven conmigo, pero nunca van a ver una jugada mía, sí alguna que otra patada (risas). Lo que más me dicen es que por qué usaba pelo largo y tenía la vincha, ja.

Comentarios

Fútbol Paraguayo

¿Y si te olvidas que no se puede escupir?, futbolistas cuestionan nuevo protocolo

Foto: Néstor Soto | 15 May 19:00
Foto: Néstor Soto
Fútbol Paraguayo

¿Y si te olvidas que no se puede escupir?, futbolistas cuestionan nuevo protocolo

15 May 19:00

Varios futbolistas se mostraron sorprendidos por las nuevas disposiciones de Conmebol, que se dio a conocer esta semana acerca de la prohibición a los jugadores, de escupir,  sudar la nariz y besar la pelota entre otras cosas durante y después de los partidos.
Específicamente, escupir y sonar la nariz dentro del trajín futbolero para la mayoría le resulta normal, aunque contrasta con la higiene.

“Va a ser complicado cumplir eso de escupir porque a veces cuando uno cae le entra algo en la boca o siente que se golpea lo primero que hace es escupir sin darse cuenta. En el caso de los arqueros, mojamos los guantes ahora seguramemte hay que llevar una botellita de agua, para remojar el guante. Pasa que dentro del partido muchas veces no nos damos cuenta, incluso de algunos gestos. No es fácil cambiar esas costumbres”, resaltó Victor Centurión, arquero de Sol de América.

En tanto, Édgar Zaracho de Nacional manifestó, “Es algo instintivo, eso de escupir en la cancha, uno sin darse cuenta lo hace, a veces por el cansancio. Es algo ya típico ver a los jugadores escupir en toda parte del mundo. No es cuestión de estar o no de acuerdo sino me parece que va a ser algo raro. Pero si es algo obligatorio uno se irá adaptando poco a poco”.

Otro jugador que también deja su parecer al respecto es el volante del Sportivo Luqueño Aldo Quiñónez. “Se hace de manera inconsciente, quizás por una costumbre que los jugadores tenemos dentro de la cancha, pero además porque uno al hacer el esfuerzo siente esa necesidad. No obstante, si es por una cuestión sanitaria debemos acatar las disposiciones, aunque va a costar un tiempo acostumbrarse”.

Comentarios

Fútbol Paraguayo

Sol repartió comida y kit de alimentos en el Bañado

15 May 17:45
Fútbol Paraguayo

Sol repartió comida y kit de alimentos en el Bañado

15 May 17:45

El club Sol de América, sensible a la necesidad de mucha gente de la zona del Bañado Sur, ejecutó una acción solidaria donde distribuyó una importante cantidad de kit de alimentos y comida.

La actividad del Danzarín fue realizada por directivos, miembros del cuerpo técnico y algunos jugadores, una iniciativa que muestra el lado humano más humano de todos los integrantes de la mencionada institución del club Sol de América.

Resalta que no es la primera vez que el Danzarín cumple con éste noble gesto, ya semanas atrás se realizaron otras entregas a personas en condiciones de vulnerabilidad.

La práctica solidaria es muy importante en este tiempo de crisis y pandemia, un momento duro especialmente para un sector de la sociedad donde varios de ellos subsisten gracias a la generosidad de los que mas tienen.

En la jornada de hoy, a más del presidente del club Miguel Figueredo y otros directivos, estuvieron compartiendo el técnico Luis Islas, los jugadores Aldo Vera, Milciades Portillo y Víctor Centurión. Mucha gente presente en el lugar respetando toda las medidas sanitarias disfrutaron de un rico almuerzo a mas de llevarse el citado kit de alimentos.

Comentarios